Un blog de exploración de la cultura contemporánea a través de la moda, los estilos de vida y la sexualidad.

Hablemos sobre salud mental y moda

Hablemos sobre salud mental y moda

 

Érase una vez… las temporadas de moda seguían el ritmo de los ciclos estacionales: primavera – verano , otoño – invierno.

Hoy el cuento es muy distinto, la moda ha tomado un paso frenético, el fast fashion persigue desesperadamente al consumidor y para ello produce actualmente 11 o más temporadas al año…. yep!

Fashion Fatigue. La Vorágine del Fashion Week

 

Cada temporada, ciclo tras ciclo, la moda acarrea un flujo de posts de instagram, tweets y retweets, programas, campañas, stories, colaboraciones, transmisiones en vivo… Se estima que la semana de moda de Nueva York vale $900 millones de dólares más que el Super Bowl por lo que su crecimiento es incentivado y se despliega de manera vertiginosa.

 

Jean Paul Gaultier y Viktor & Rolf son sólo algunos de los diseñadores que han abandonado el ready to wear para dedicarse a la alta costura debido a los problemas que el acelerado paso de la moda está imponiendo en el tiempo y la libertad creativa para innovar y encontrar ideas frescas.

 

¿Pero más allá de la falta de tiempo para encontrar a su musa, hasta dónde llegan los efectos mentales en la industria?…

Glamour y romanticismo, una industria que siempre seduce por sus encantos pero…¿puede la moda puede ser un motivo de estrés, ansiedad y otros problemas de salud mental?…

Modelos, fotógrafos, estilistas, maquillistas, diseñadores, entre muchas y muchos otros profesionales, se encargan de que el resultado final de un photo shoot sea inmaculado.

A los amantes de la moda nos conmocionó la noticia de la muerte de Kate Spade, la diseñadora neoyorquina que a mediados de este año se quitó la vida…Los colores vibrantes de los bolsos minimalistas de Spade, parecían representar a una mujer jubilosa y plena… que más símbolo de éxito que tu propia marca global y tu departamento en la quinta… A pesar de las apariencias la hermana de Kate declaró en una entrevista:

Ella siempre fue una niña muy estimulada y sentí que todo el estrés / presión de su marca podría haber activado el interruptor donde finalmente se convirtió en maniaco – depresiva.

La moda no se trata únicamente de las ropas que vestimos o de lo que es desplegado en un aparador. Es momento de preguntarnos sobre los modelos aspiracionales que colocamos como objeto de deseo o motivos de nuestras pasiones y ansiedades… desde el corazón de la industria parece emanarse una exigencia de perfección pero cada vez más habemos imperfectas que reusamos a permitir que sea sólo eso.

El diseñador Alexander McQuenn
El diseñador Alexander McQueen se quitó la vida en 2010 luego de una larga lucha con el consumo de dorgas, la depresión y el insomnio

Godfrey Deeny, crítico de moda recuerda que en una ocasión, tras bastidores le admitió a Alexander McQueen que pensaba que su colección no era la mejor. La respuesta del diseñador fue llorar. En una entrevista con Dazed en 1995, el entrevistador le señaló a McQueen:

 

“Así que ahora complaces a todos”-

 

“Excepto a mi mismo”, respondió.

 

Las muertes de Isabella Blow, y L. Wren Scott. Los escándalos sobre la salud mental de Marc Jacobs y Cristophe Decarnin son también focos rojos de que lo que ocurre detrás de bastidores no es picture perfect.

Cenas, eventos, galas, pasarelas… el estilo de vida de las modelos y los problemas de salud mental relacionados a la anorexia y la bulimia no son ajenos y mucho menos novedosos…

 

pero tampoco parecen haber sido abordados con seriedad por los líderes de la industria. Cara Delevigne, Adwoa Aboah entre otras super modelos han confesado haber lidiado con drogadicción, problemas mentales y desordenes alimenticios…

Aunada a la serie de investigaciones que reportan que Instagram, una plataforma basada enteramente en el poder de la imagen, puede ocasionar depresión o estados de ansiedad, queremos hacer una reflexión este día de la salud mental. Demos un descanso a las preocupaciones por “no tener nada que ponernos” y preguntémonos: ¿la industria de la moda está contribuyendo a generar vulnerabilidades o inseguridades relacionadas al desarrollo de enfermedades mentales?…

Sin embargo, la respuesta es mucho más compleja, no basta con apuntar el dedo y culpabilizar a la frivolidad y las altas presiones de la industria.

La Oficina de Estadísticas Nacionales de Gran Bretaña (ONS) compiló las tasas de suicidio por trabajo y género.

Entre las mujeres, las ocupaciones de alto riesgo incluyen enfermería (23 por ciento por encima del promedio), enseñanza primaria (42 por ciento por encima del promedio) y empleos en cultura, medios de comunicación y deportes (69 por ciento por encima del promedio). La agencia también señaló que una investigación anterior mostró que la baja remuneración y la baja seguridad laboral aumentan el riesgo de suicidio. Además, los datos también sugieren que ciertos trabajos atraen a personas que son más propensas a la intención suicida, por lo que pueden ocurrir a pesar de en lugar de ser ocasionados por su ocupación.

El fácil acceso a sustancias o tecnologías letales, así como el conocimiento de diferentes formas de suicidio, también aumentan el riesgo, especialmente relacionado con profesionales de la salud.

 

Pamela Crespo
Pamela Crespo

Una taza de café, una buena canción o una charla con amigos me hacen el día. Apasionada de las letras, la cultura, entusiasta del make up y la moda. Tengo experiencia en temas relacionados a la mujer y el género que me gusta infundir en mis contenidos.

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment