Un blog de exploración de la cultura contemporánea a través de la moda, los estilos de vida y la sexualidad.

Evohé! ¡evohé!… Para amalar el noema y celebrar el día del orgasmo femenino

Evohé! ¡evohé!… Para amalar el noema y celebrar el día del orgasmo femenino

 

Tabú. Ya sea que hagas justicia por propia mano, recurras a tu significant other o a tu peor-es-nada, este 8 de agosto celebremos el día dedicado al placer femenino con un ¡evohé!

Evohé.

Evohé es el grito ceremonial y litúrgico, de júbilo y regocijo con el que las bacantes o ménades, y los sátiros, invocaban a Baco o Dyonisos –dios del vino, durante las bacanales.

Y porque antes del 69 va el 68, Julio Cortázar decidió dedicarle ese capítulo de la Rayuela, al glíglico, un lenguaje ficcional que recurre al neologismo, a la palabra inventada.

El glíglico es un juego de yuxtaposiciones silábicas. Es un lenguaje que evoca por su ritmo –se connota y adivina. El lenguaje se vuelve un lugar en sí mismo dónde el erotismo y la sensualidad del encuentro amoroso se dejan ver entre líneas:

la jadehollante embocavia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé!

¡Escúchalo!

El orgasmo como nos muestra Cortázar es un fenómeno maravilloso como es complejo. Esta maravilla de la vida ha sido interpretado desde la salud, mediante el estudio de los mecanismos biológicos que intervienen en este, así como desde la psicología, la sociología y la historia.

El orgasmo femenino

Los orgasmos se veían como no saludables o inmorales, y los  que se conseguían mediante una estimulación no heterosexual se consideraban inaceptables o enfermizos.

La suposición de que cierto tipo de orgasmos eran moralmente superiores a otros también fue respaldada y medicalizada por profesionales de la salud. Por ejemplo Sigmund Freud señalaba que los orgasmos clitorales – a diferencia de los vaginales, eran signo de inmadurez y en algunos casos indicio de enfermedad mental.

Aunque encontré un sinfín de literatura y artículos en redes que clasifican muchos tipos de orgasmos por su experiencia e intensidad, fueron pocos los que basaron su opinión de manera científica. No se puede asegurar que unos son mejores a otros. Sin embargo, los consejos más frecuentes para alcanzar el Big-O incluyen:

  1. Conocerte a ti mism@, autoexplorarte y saber lo que te gusta o desagrada.
  2. Dedicarle tiempo a tu pareja. Busca construir la excitación explorando sus zonas erógenas, para lo cual puedes hacer uso de juguetes sexuales.
  3. Establecer una conexión.
  4. Ponte creativ@ y participa en nuevas posiciones o tipos de sexo.

Ten en cuenta que somos seres inconstantes , que nuestras mentes y cuerpos cambian día a día. El estrés, los estado de ánimo y las condiciones de salud pueden afectar la experiencia de las relaciones sexuales y la capacidad de alcanzar un orgasmo. No te fijes expectativas acerca de que el seguir un a – b – c de pasos te van garantizar una misma experiencia o intensidad en cada ocasión. Atrévete a construir tu propia versión de una vida sexual feliz. Recuerda que el sexo y el orgasmo también son social y mediáticamente construidos e influyen nuestras percepciones de lo que es una relación sexual satisfactoria o fallida.

Pamela Crespo
Pamela Crespo

Una taza de café, una buena canción o una charla con amigos me hacen el día. Apasionada de las letras, la cultura, entusiasta del make up y la moda. Tengo experiencia en temas relacionados a la mujer y el género que me gusta infundir en mis contenidos.

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment