Un blog de exploración de la cultura contemporánea a través de la moda, los estilos de vida y la sexualidad.

Anatema del pezón femenino: Free the nipple ¿más que una tendencia?

Anatema del pezón femenino: Free the nipple ¿más que una tendencia?

Recientemente he visto el crecimiento de una tendencia que no ha sido muy abordada en los principales medios de comunicación, más allá de las prendas see through, Free the nipple, el movimiento hecho tendencia, es tanto inspirador como controversial.

Aparentemente, en algún punto de nuestra historia, el pezón femenino fue relegado. Desterrado de nuestra sociedad pues la redondez de su areola y providencia erógena,  lo asimilaron a la concupiscencia.

A pesar de que hay casos documentados en los que a los hombres les es posible lactar o tener orgasmos a través sus tetillas, las lolas, pechos, chichis, tetas, boobs, mamas, o cualquier otro eufemismo utilizado para referirse a esta parte de la anatomía humana, construye una imagen aparentemente decadente, si y sólo si se encuentra atada a una persona que se identifica con el género femenino.

 

Free the nipple

Antes de confundirlo con una propuesta nudista o de exhibicionismo, es importante recordar que existe un contexto de desigualdad entre mujeres y hombres en el mundo. Free the nipple es un movimiento por la igualdad que surgió poco después del arresto en 2005, de la activista Phoenix Feeley en la gran manzana por ir topless.

Sin embargo, fue casi una década después, en 2014, que el movimiento Free the Nipple hizo su aparición en pantalla con la propuesta de un film de Lina Esco que buscaba destacar la criminalización de los pezones femeninos en buena parte de los Estados Unidos.

Fue después de ese momento que el movimiento tuvo un boom, y se hizo viral cuando Miley Cyrus, Lena Dunham, Cara Delevigne, Rihanna y Kendall Jenner (entre otras muchas celebrities) comenzaron a twittear fotos donde sus atuendos dejaban ver sus pezones.

 

Creo que Free the nipple ha sabido utilizar su poder satírico para lanzar una fuerte crítica, muchas veces socarrona, y poner el  acento en los dobles estándares de nuestras sociedades con respecto a la censura de los senos femeninos en el ámbito público y las redes sociales.

Si bien, es generalmente aceptado que los hombres exhiban sus torsos desnudos en cierto tipo de espacios públicos, las mujeres enfrentan un tratamiento y juicio desiguales en la sociedad, enfrentándose a la exigencia de retirarse de algún lugar o al riesgo de ser imputadas por indecencia pública, perturbar la paz o “tener un comportamiento lascivo”, si es que deciden exponer su parte superior del cuerpo desnudo en público: al amamantar por ejemplo.

Redes como Facebook, Instagram y Twitter prohíben por completo cualquier imagen que muestre los pezones únicamente de las mujeres, y si las redes sociales no son una autoridad judicial, estas se encuentran sujetas a las leyes proporcionadas por el Estado y que emanan de los principios de justicia.

Al interior de esta discusión se cuestiona el hecho de que la prohibición de desplegar públicamente los pezones femeninos contribuye a la visión de las mujeres como objetos de deseo, cuya autonomía para mostrarse es negada, y su valor, instrumentalizado.

Hay muchas aristas a debatir en torno a las selfies reveladoras, lo importante es que Free the nipple permitió hacer del tema de la desigualdad entre los sexos y la censura del cuerpo de las mujeres un lugar común.

Por ejemplo, al convertirse en una plataforma o en un movimiento, permitió hablar con mayor comodidad de las dificultades que la criminalización del pezón, acarrea a las madres que deben alimentar a sus hijos en espacios públicos. También de manera satírica la cuenta de Instagram @genderless_nipples invita a subir una foto de tu pezón, sea cual sea el género con que te identifiques.

¿Es realmente el pezón femenino una amenaza del orden público?…

En charlas con amigas y amigos, creo que una de las reflexiones – y digo reflexiones porque en todos los casos no fueron imposiciones o críticas atroces al movimiento o al activismo topless, en gran medida creo que estas pueden explicarse en el siguiente sentido: ¿cuáles son las posibles lecturas, beneficios o perjuicios para el movimiento, derivadas del acto de que las mujeres muestren sus pechos en público?

Rae Langton, profesora de filosofía y filosofía feminista en la Universidad de Cambridge, señala que la idea acerca de la deseabilidad de los senos de las mujeres se debe considerar como una derivación de un deseo sexual en particular de los hombres: el de que las mujeres también desean excitar a los hombres con sus senos.

Para Langton existe lo que se llama un salto pseudoempático, en este caso la pseudoempatía, atribuye el deseo directamente a las mujeres. Es decir, Langton opina que bajo esta línea de pensamiento a las mujeres se les atribuye un deseo compatible, empático o que se corresponde con el de los hombres, deseo que sostiene y legitima la propia excitación del espectador.

Sin embargo, Langton señala que ésta es una creencia construida que surge del deseo sexual de los hombres.

“También puede haber un pensamiento instrumental involucrado, ¡cuánto más útil, si la forma que toman los deseos sexuales de las mujeres fuera la combinación perfecta, con los deseos de los hombres! La teorización, a su vez, tal vez ayudó a legitimar el uso sexual instrumental de las mujeres por terceras partes, silenciando como ‘inmaduras’ a aquellas mujeres cuyo deseo aparentemente era menos conveniente.” (p.297)

Para ella, tanto el mundo psicoanalítico como el de la pronografía construyen imágenes fantásticas de lo que ellos imaginan, que ellas imaginan y desean. Es decir Langton señala que en el imaginario masculino se formula un pensamiento más o menos así:

“[…] Deseo que ella lo desee, así que creo que ella lo desea […]” (Ibid., 298)

Esta sexualización cultural de los senos femeninos, favorece la opinión de que la mujer que muestra sus senos se degrada a sí misma, y que está buscando un avance sexual. Langton afirma que las ilusiones y la pseudoempatía también contribuyen a la cosificación de las mujeres pues no solo niega su autonomía, sino que también conduce a una visión instrumentalizada y unívoca de los senos de las mujeres cuya exposición es exclusivamente asociada con su deseo de usarlos para hacerse sexualmente deseable. (Ibid., 295) Es decir, la prohibición de los senos de las mujeres refuerzan su sexualización en tanto NO les permiten a ellas la autodeterminación para crear otros significados de lo que estos, sus senos, significan para ellas mismas.

Embroidery nipples

Alguna vez una conocida incluso me hizo un comentario negativo debido a que en mi blusa oservó mis pezones crispados por un cambio de clima, y aunque este fenómeno es tan natural como los senos mismos, esto revela cuan enajenadas estamos a veces de nuestro propio cuerpo, lo que en gran medida se debe a una cultura que ejerce un control sobre el mismo en lugar de propiciar el empoderamiento a través de este.

En México, la el movimiento fue apoyado por diversas famosas y famosos, tomando una expresión creativa en las playeras de José Ramírez @embroiderynipples , que busca romper con la censura de Instagram, evocando los pezones femeninos sin que el medio pueda cerrar tu cuenta. Instagram cerró la cuenta de Rihanna cuando ella publicó una foto que dejaba ver sus pezones. A lo que ella respondió con fuerza presentándose en diversos eventos con prendas see through que develaban sus pezones.

Este año la semana mundial de la lactancia materna se celebra del 1 al 7 de agosto. Mi siguiente post será de ese tema.

 

 

Biblio:

Langton, R. (2004). Projection and objectification. The future for philosophy, 285-303.

Pamela Crespo
Pamela Crespo

Una taza de café, una buena canción o una charla con amigos me hacen el día. Apasionada de las letras, la cultura, entusiasta del make up y la moda. Tengo experiencia en temas relacionados a la mujer y el género que me gusta infundir en mis contenidos.

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment